Buscar este blog

martes, 7 de febrero de 2017

Sin nada para contar

Hola, hoy me desperté sin nada para contar, pero igual necesito escribir sobre este tema que me hace sentir vacía.
Creo que la crianza te indica que si no haces nada está mal, y eso me parece que no es así. Cada ser humano debería poder tomar las decisiones que considere para su vida sin ninguna presión social o de carácter estructural de las instituciones. Nos hemos criado para vivir una vida "normal" ... y que es normal? quién lo dice? porqué? son preguntas que me surgen porque es lo que se vive diariamente.
Pienso que después de dormir entre seis y ocho horas diarias, es necesario tener algo que hace, pero muchas veces no tengo ganas de hacer nada... y no hago nada.
Dirán: - Estás deprimida...
Y no... no siento que por no querer hacer nada, esté deprimida, simplemente, no tengo ganas de hacer algo en particular....y me quedo pensando y diseñando alguna cosa en mi mente, que ya es hacer algo!!! Por eso intento poner mi mente en blanco y acallar las voces que me suenan en la mente haciendo cosas con el pensamiento.
Meditar le dicen, y es eso: acallar la mente... no es una tarea fácil pero se puede hacer con práctica.
Al principio, mi mente decía muchas cosas y me respondia. Intentaba no pensar pero enseguida volvían los pensamientos y los proyectos de hacer. Hasta que un día me pareció que ya no estaba en ese lugar y no pensaba nada. Creo que eso es meditar y es lo que realizo en general por las mañanas al levantarme.
La meditación, dicen los gurús y maestros, lleva a la iluminación. A mi me ayuda a estar en Paz con todo lo que me rodea, el mundo con tantas presiones y estructuras creadas para que "tengas que hacer cosas para ser normal"


No hay comentarios:

Publicar un comentario