Buscar este blog

martes, 14 de febrero de 2017

Amanecer temprano

Hoy me desperté muy temprano, y decidí levantarme. Me preparé el mate y disfruté de esos momentos de meditación que realizo por la mañana al despertar. Parece que es una mañana cálida, y sin viento ni brisa. El aire es suave y aterciopelado como un paño afelpado, se siente muy sensual. Me gusta sentir la mañana con ese olor a humedad y flores frescas intensas de colores y sabores. Corto una ramita de menta para mi mate,  y la huelo penetrante y profunda. Me encanta la menta. Es mágica por el sabor largo que deja en la boca. Pero también me gusta en la cocina, en las empanadas árabes. Son una exquisitez con menta fresca y recién horneadas. Hace mucho que no hago esa receta que tanto me gusta y es el deleite de mi hija y mis amigos, Uno de estos días las haré, e intentaré hacer también la masa casera. Es tan rica cuando dorada y crujiente se rompe en la boca, estallando en sabores intensos dónde la menta es uno de los que aparece sutil, pero intenso y profundo.

Empanadas árabes 

Menta fresca


No hay comentarios:

Publicar un comentario