sábado, 13 de enero de 2018

Mi Macmary

Estoy con mi computadora nueva a la que le puse de nombre MacMary. Es una bella computadora, color plata, con esa manzana blanca brillante en la tapa. Aún estoy viendo y observándola. Es rara y me desconcierta su esquiva forma de ocultarse. No se muestra, está rehacía, distante. Creo que es tímida, pero le cuesta darse a conocer con desconocidos. Y recién nos estamos mirando y observando. Creo que soy un poco parecida, aunque yo estoy curiosa por tocarla, y pincharla para que despierte. Pero aún no se bien cómo puedo hacerlo para que todo sea más armonioso. 
Le hablé y le conté la alegría que tengo de que esté conmigo. Qué la quiero cuidar, que hace mucho que la espero y la deseo. EL silencio es su respuesta. Aún no he podido escuchar su voz. Está esquiva, pero la observo y de reojo me mira. Oh, me habló! Si me habló, y me indicó algo que estaba esperando. Bueno, ha comenzado nuestra relación en este momento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario