Buscar este blog

sábado, 13 de enero de 2018

Martes 05/09/17 


Esa Mujer

No se cómo comenzar a narrar este acontecimiento que ha sucedido. La verdad es un tanto incómodo para expresar los sentimientos que me surgen. Tal vez cuando me haya calmado un poco, pueda hacerlo. Es que tengo tanta bronca, enojo, ira. No era necesario que sucediera esto. Parece que el tiempo también está mal, hay muchísima humedad, está pringoso, inestable, como si fuera a llover. El calor es agobiante y pesa como caramelo líquido sobre uno. El clima y el estado de ánimo se diluyen ambos en un caldo grasoso y desagradable. Así estoy en este día de verano, aunque aún es primavera. Mi mente está sin respuestas coherentes, no puedo pensar, es como si me fuera a derretir y es así como me siento. Esta sensación emocional aparece y se potencia con la llegada de esa mujer con su porte soberbio y desafiante. No me importa. Realmente en treinta años no se ha dado cuenta que no me interesa lo que ella haga? Pero mueve su cabeza de pelo rubio artificial, y mira de reojo hacia donde me encuentro sentada toda transpirado y sufriendo ese estado de somnolencia por el calor del ambiente. Ella impecable, como si recién se hubiera dado un baño de espuma, me mira y me dice. Dónde está Luciana? Yo con desdén la miro sin ánimo y dirijo la mirada hacia la puerta. Avanza con decisión y toma el picaporte en sus manos pero no puede ingresar. Esta cerrado con llave por dentro. Tiene que esperar en el mismo lugar donde estoy yo. No hay donde sentarse. La única silla la ocupo completa y no me interesa cederla. Se queda de pie sin mirarme, el silencio se impone entre nosotras, mejor, no tengo ganas de decir nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario